sábado, 14 de julio de 2018

Un Verano en cinco sentidos




Aún mantengo en mi memoria olfativa el aroma a jazmín al despertar, en la habitación que daba al patio, en casa de mi abuela Dolores. La suave brisa, refrescada por el rocío, penetraba a través de la mosquitera y alguna cigarra madrugadora auguraba un intenso día con su canto.
Poco a poco la vida se iba desperezando e invadiendo de sonidos mi entorno: el aleteo de las palomas, el ronroneo de los gatos y el baile de cacharros en la cocina, que tocaban diana.
Enseguida me levantaba, me aseaba y cual perrito faldero, iba delante y detrás de mi paciente abuela.
Cada día era una aventura en mi periplo estival.
Con el abuelo Vicente preparaba la comida para las gallinas y las palomas. Me encantaba el tacto del pan que ponía en remojo. Era uno de mis placeres secretos: sumergir las manos en esa escurridiza masa.
Después íbamos a ponerles la comida y aprovechábamos el momento de descuido para ir a recoger los huevos. Ese era el momento de mayor descarga de adrenalina. Era una niña muy curiosa e intrépida, pero asustadiza a la vez y el hecho de invadir la propiedad privada de esos seres emplumados y usurpar su tesoro más preciado, me hacía correr, como alma que lleva el diablo, hacia el interior de la casa, como si tocaran a rebato.
En alguna ocasión iba a hacerles alguna visita, en son de paz, y a merendar de paso, pues el gallinero estaba al cobijo de una inmensa higuera. Recuerdo ese sabor delicioso del fruto recién recolectado, que más que una merienda, era una golosina para mí.
Las noches tenían otro encanto. Salíamos a la puerta, con nuestras sillas a tomar el fresco.  "Prendre la frescor", se dice por nuestras tierras y era el momento más distendido del día. La vecina, Tonica, se sentaba con nosotros, además de algún hijo o nieto que fuera a visitarla o a quedarse (como yo), y era el momento de ponerse al día, de contar chascarrillos o simplemente disfrutar de ese momento de asueto.

Es curioso lo que somos capaces de recordar. Si te concentras un poco y cierras los ojos puedes viajar a cualquier lugar, aroma o sabor que haya marcado tu vida.



Y sin duda, el sabor que ha marcado mis veranos en casa de los abuelos es el  "agua-limón".
La receta es bien sencilla, se prepara en un santiamén y hará las delicias de pequeños y grandes.



Aigua-llimó de la iaia Dolores






INGREDIENTES:
- 2 lts. de agua
- 200 gr. de azúcar
- 1/2 kg de limones bien lavados

UTENSILIOS NECESARIOS:
- Una olla, de unos 4 lts de capacidad
- Un rallador fino
- Un colador
- Unas jarras o  botellas

ELABORACIÓN:

Ponemos una olla a calentar, al mínimo, con el azúcar hasta que este se disuelva.




Mientras, rallamos los limones con sumo cuidado evitando la parte blanca para que no amargue.



Añadimos la ralladura al agua de la olla.
Cuando se haya disuelto todo el azúcar, apagad el fuego.



Exprimimos los limones y los añadimos a la olla.



Es el momento de probarlo para poder corregir cualquier exceso o carencia  de acidez o de dulzor.
Lo dejamos reposar una media hora y lo volvemos a probar. La ralladura habrá teñido la mezcla y habrá dado un toque de sabor.
Lo colamos cuando sea conveniente y lo refrigeramos.



Si disponéis de una heladera, podéis hacer un delicioso granizado (siguiendo las instrucciones de vuestro aparato) y si no, pues al congelador, y cada media hora lo pasamos por la batidora hasta conseguir la textura deseada.
Pero líquida está igual de rica.



Si os apetece, para servirlo, le podéis poner unas hojas de hierbabuena.



Espero que lo hagáis, que lo disfrutéis y que  lo compartáis  con vuestros amigos, hijos o nietos.

Un placer volver a compartir con vosotros estos pedacitos de mí.
Muchas gracias Ana, por animarme a escribir otra vez.

Hasta el próximo dulce y...

Bon profit!


domingo, 15 de marzo de 2015

To be in vogue

Pues sí. Para estar a la última tienes que hablar en inglés (incluso te piden un B2 para estudiar una carrera.), o aparentar que lo hablas. Cualquier persona utiliza anglicismos aunque no domine la lengua de Shakespeare.  Me explico: ahora, uno no se compra un teléfono, sino un "smartphone", ya no quedas con los amigos para almorzar, ahora tomas el "brunch" y así con infinidad de términos que hemos adoptado como propios.

¡Y qué os voy a contar! con toda la repostería anglosajona importada, me faltaría espacio para enumerar todas los nombres de "cakes"o "pies" que hemos adoptado, empezando por los ya infinitamente conocidos "cupcakes", hasta el dulce que os traigo hoy. Hasta ahora lo más moderno y novedoso eran esos mini pastelitos decorados de mil y una forma, de una gran elaboración. Ahora lo que triunfa es todo lo contrario: unos bizcochos hechos en 3 minutos, sin manchar nada y sin decoración alguna (bueno, si estás inspirado no voy a coartar tu creatividad). Sólo tienen una pega: necesitas tener un microondas.

"Mug cake" de chocolate
del libro Los MUG CAKES de Victoria´s Cakes

Utensilios: Un taza de 250 ml bien bonita, un tenedor y un microondas ( importantísimo)

Ingredientes:

- 1 3/4 cda. de mantequilla ( yo he usado aceite de oliva suave)
- 1 huevo L
- 3 cdas. de azúcar blanco
- 1 cta. de nata líquida (para montar, la de 35% de materia grasa)
- 2 cdas. de cacao en polvo sin azúcar ( yo uso siempre el de la marca VALOR, que va en una lata)
- 3 cdas. de harina
- 1/2 cta. de levadura química
- 1 cta. de extracto de vainilla ( yo he usado vainilla en pasta)

Elaboración:

Ponemos el aceite en el "mug", ( la taza grande de toda la vida) y añadimos el azúcar. Mezclamos bien con el tenedor
Nota: si utilizáis mantequilla, debéis derretirla en el microondas en este paso, luego continuad con la receta.



Incorporamos el huevo y batimos bien



Añadimos la nata y mezclamos hasta que se integre



Agregamos la  harina y el cacao en dos veces e incorporamos bien entre tandas.









Ponemos la levadura y la incorporamos



Por últimos añadimos la vainilla y la mezclamos bien



Lo metemos en el microondas, durante  un minuto y medio a máxima potencia (unos 800 W)



Verás que sube de forma espectacular



Lo sacamos y lo dejamos templar (bajará bastante, al enfriarse)



Luego nos lo zampamos sin remordimiento alguno y sin compartirlo con nadie (jejejejeje)



He de decir que me quedó un poco seco. No se si fue porque lo hice con aceite, en vez de mantequilla, pero esperaba algo más jugoso.

Probaré otra receta a ver qué tal.

Y qué decir tiene, esto lo puedes preparar para desayunar si estás cansado de la tostada de todos los días; para merendar, si vienen amigos y te pillan sin nada que ofrecer, o si tienes un antojo, a cualquier hora.

Conclusión ante el pastel de moda: necesitas muy poco y se hace muy rápido, lo que lo hace extremadamente peligroso en las fechas que estamos, ya que la operación bikini comienza en : 3,2,1..........YA!!!!!!!!!!


Hasta el próximo dulce y...

Bon profit!!!!!!





miércoles, 11 de febrero de 2015

La inspiración

Un buen día te levantas, y ya no está: se ha ido. Ha desaparecido cual barco en el horizonte. Has visto como, poco a poco iba confundiéndose con la desidia, y no has podido hacer nada por retenerla a tu lado. Tu musa te ha dejado.

Te levantas porque tienes obligaciones y , aunque sea infinitamente más atractivo, permanecer en horizontal, sacas fuerzas de flaqueza y emprendes la marcha hacia un nuevo día, que comienzas en soledad.

Calíope, ¿por qué me has abandonado?

Te llevas algo a la boca, porque necesitas energía para seguir respirando

Pasan las horas, y el día llega a su fin, y a la mañana siguiente te despiertas con la misma pregunta: Euterpe, ¿dónde te has metido?

Van pasando los días, y ni siquiera Eurípides, con la ayuda de  Melpómene, habría soñado nada parecido a lo que estas viviendo...

Y siguen pasando los días.

El otoño llega, y Terpsícore, desde la lejanía, desnuda los árboles con lo que pudo ser el eco de un movimiento.

Se van sucediendo los meses, y te encomiendas a Polimnia para que el nuevo año cumpla lo que esperas de él.

 Y por fin un buen día te despiertas, y despiertas de eso que parece tan lejano como un sueño que se desvanece lentamente en la memoria y que no quieres retener.

Te levantas con paso firme, y comes con apetito voraz y te vistes con lo más bonito que tienes, y que hasta ahora no sabías que lo tenías.

Das color a tus mejillas y cual manzanas, rezuman salud. Pintas tus labios,  te miras en el espejo y por fin te ves... Entonces te das cuenta que tu musa siempre ha estado ahí, pero no la has sabido ver  y descubres que tu eres tu Meletea.



A todos aquellos que alguna vez perdieron su musa... y la volvieron a encontrar...
Y a aquellos que aun no les ha llegado, pero siguen con la esperanza de hallarla.




Mi CHOCOLATE preferido

Para alguien como yo, que le encanta el chocolate, no es fácil encontrarlo. El otro día volví a ver por enésima vez "Chocolat", una deliciosa fábula. En ella, su protagonista se hace eco de saber cuál es el chocolate preferido de cada persona, y eso me hizo pensar: ¿y cuál es mi favorito? y la verdad no lo tengo muy claro, porque estoy "entre dos aguas".

Hasta ahora, creo saber, que mi preferido es el chocolate a la taza, pero quiero asegurarme, así que mi nueva Cruzada va a ser encontrar mi verdadero chocolate preferido.


CHOCOLATE A LA TAZA

INGREDIENTES:

- 75 gr de chocolate del mejor chocolate a la taza de tableta que encontréis
- 200 ml de agua o leche






ELABORACIÓN:

Poned en  un cazo la leche y cuando empiece a calentarse, añadid el chocolate, troceado (así se hará antes).



No dejéis de remover, y cuando rompa a hervir, apartáis del fuego.



Dejad reposar un poco para que se enfríe y espese.

Servid en una bonita taza



Preparad la guarnición que más os guste, que en mi caso es el pan....y a disfrutar!!!!





Como vivo muy cerquita de la ciudad chocolatera, por antonomasia, que es Villajoyosa  (La Vila), voy a hacer una excursión

Os iré informando.

Hasta el próximo dulce y....

Bon profit!!!!!

miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡¡¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!!!!

Estos días de fiesta son un "no parar" de zampar: polvorones, mazapanes, turrón, bombones, frutas de Aragón...a cualquier hora, en cualquier lugar, ves cómo estos traviesos bocaditos invaden escaparates, atestan mostradores y acaparan toda nuestra atención, en esas bonitas bandejas que preparan, con tanto esmero, nuestras madres, nuestros amigos, para agasajar a sus invitados.
En toda reunión festivo-navideña que se precie  no puede faltar. Grandes bandejas de plata, vestidas con los mas preciosos paños de hilo, se desenpolvan para hacernos disfrutar, sin hacernos sentir culpables (hasta el 6 de enero).

Me encanta ese mimo con el que se prepara: lo mejor para los que más quiero.

La Nochebuena es, sin duda, para mí la noche, por excelencia, de las engalanadas porteadoras, por todo cuanto representa: familia reunida, tradición...

No obstante, la Nochevieja, aunque también es una noche de reunión, no lo es tanto, de dichos manjares.

Esta noche es más de estar con los amigos, o con la familia, pero en petit comité. y todo cuanto se prepara, deja a un lado la tradición en pro de la ostentación y el glamour. Es por ello que los dulces que se ofrecen son  también, algo más refinados y acorde a la situación.

En este caso voy a compartir el dulce que nos acompañará junto al cava, en esta gélida noche:

TRUFAS DE CHOCOLATE NEGRO

INGREDIENTES:

- 375 gr de chocolate negro (el que más os guste: 70%, 90%....pero no menos del 55%)
- 250 ml de nata líquida
- 2 cucharaditas de mantequilla ( a ojo)
- un chorrito de brandy o Cointreau, o Kirsch... el que más os guste
- cacao puro sin azúcar (yo he usado el de VALOR)

ELABORACIÓN:

Fundimos el chocolate, junto con la mantequilla, al baño María o en el microondas (mucho cuidado, porque el chocolate no debe hervir nunca jamás)



Calentamos la nata y la añadimos al chocolate.



Mezclamos hasta que la mezcla sea homogénea.

Añadimos el chorrito de licor y mezclamos hasta que el resultado sea una mezcla homogénea, brillante y sedosa



Tapamos bien con un film y dejamos enfriar en el frigo hasta que esté bien dura nuestra trufa (unas 3 o 4 horas)

Una vez fuera del frigo,  con ayuda de una cucharilla, cogemos porciones de dicha masa y, o bien redondeamos entre nuestras manos, haciendo bolitas, o bien, dejamos unas formas más irregulares, como rocas ( lo prefiero).



Ponemos el cacao puro sin azúcar en un platito y las rebozamos, eliminando el sobrante, dándoles unos golpecitos



Y eso es todo



Este color es por el flash de la cámara del móvil. Perdonad, pero en este caso no he contado con otro medio.


Ya se que me he retrasado en poneros esta receta y que no llegáis a tiempo de prepararla, o sí ( si os dais un poco de prisa), pero bueno, siempre la podéis preparar para la comida de Año Nuevo, que tampoco está nada mal.

Lo dicho: !!!!!!Feliz Año Nuevo¡¡¡¡¡¡¡

Os espero en el 2015

Hasta el próximo dulce y....

bon profit!!!!!

miércoles, 24 de diciembre de 2014

En estas Navidades, turrón de chocolate...

El turrón es el típico dulce que en mi casa nunca falta. Mi preferido es el de Jijona, el blando, vamos. Aunque podría decir que tengo tres preferido por igual, o cuatro... ya me conocéis, a veces soy incapaz de decidir por el sabor preferido, y la verdad, tampoco me preocupa tener un gusto tan variado. Así puedo disfrutar más.
Al final no os he dicho qué cuatro turrones son mis favoritos: el primero ya lo sabéis; el segundo, el de chocolate; el tercero, el de yema tostada y por último, pero no menos importante, el de chocolate con almendras o avellanas.

El mundo del turrón es tan variado como el del helado: todos los años hacen sabores nuevos. Y todos los años, a primeros de diciembre, se celebra una feria en la ciudad del turrón por antonomasia, que es Jijona, o Xixona.

Sinceramente, nunca he ido a dicha feria,  pero el año que viene espero poder ir y disfrutar de sabores nuevos y hacer  acopio de ellos para mi despensa navideña.

El origen del turrón... aquí hay mucha controversia al respecto. Me he estado documentando y parece ser que fueron los árabes quien nos lo dieron a conocer, y se popularizó en el siglo XV, siendo las ciudades de Jijona y Alicante  las principales productoras. De hecho es así como se conoce a dos de las variedades: "Jijona" para referirse al blando, como ya dije al principio; y "Alicante" para referirse al duro".

Este año me he decidido a hacer turrón. Ya que es un dulce que me encanta, por qué no hacerlo uno mismo y disfrutar no sólo comiendo, si no haciéndolo.

TURRÓN DE CHOCOLATE
INGREDIENTES:

- 50 gr de manteca de cacao o de cerdo
- 125 gr de chocolate negro
- 150 gr de chocolate con leche
- 60 gr de arroz inflado, los "chocokrispis" de toda la vida, vamos

Recordad: En cuanto a los ingredientes, cuanta más calidad tengan , mejor estará. Nunca escatiméis en calidad porque repercutirá en el resultado.

UTENSILIOS:

Un cazo y una olla (para hacer un baño María) y un molde de silicona para turrón.

ELABORACIÓN:

Troceamos los dos chocolates y junto a la manteca los ponemos en un bol al baño María para que se fundan.



Una vez derretido, lo retiramos del fuego 



Añadimos el arroz inflado



Vertemos en el molde



Lo dejamos enfriar y esperamos hasta que se endurezca




Lo sacamos, le hacemos una foto para que quede constancia que hemos hecho turrón y luego, cuando nadie nos vea, nos lo comemos todo, sin dejar ni un sólo trozo, que nos delate. Eso sí, esto conlleva hacer otro para que los demás lo puedan probar.





TURRÓN DE YEMA

INGREDIENTES:

- 250 gr de almendra molida
- 125 gr de azúcar,
- 40 ml de agua
- 3 yemas de huevo
- la ralladura de medio limón
- canela en polvo

UTENSILIOS:

Un bol, un cazo, un termómetro para caramelo o sonda digital, una espátula o lengua de gato, unas varillas manuales y un molde de silicona para turrón.


ELABORACIÓN:

Poner en el bol las yemas, la canela, el limón. Lo batimos y los reservamos



Calentamos el agua con el azúcar y cuando alcance unos 120ºC lo retiramos del fuego



Añadir el agua a la mezcla anterior, sin dejar de batir, hasta que se temple



Agregamos la almendra y con la espátula la incorporamos





Vertemos la mezcla en el molde



Dejamos reposar unas 10 horas (hasta que se endurezca)


Si queréis, podéis quemar la superficie con un soplete de cocina o un quemador de crema catalana









Desmoldamos y procedemos de igual modo que en el anterior (aunque tengo que decir, que si soís capaces de comeros la pastilla entera de chocolate, ya sois mis héroes, y que si seguís teniendo ganas de zampar después, me inclino ante vosotros.....jejejejejejejejeje)





BOLITAS DE COCO

INGREDIENTES:

- 200 gr de leche condensada
- 150 gr de coco rallado
- 1 tableta de chocolate de cobertura

UTENSILIOS:

un bol, una espátula, un cazo para el baño María y papel vegetal

ELABORACIÓN:

Ponemos la leche condensada en un bol y añadimos el coco



Mezclamos hasta tener una pasta homogénea y metemos en el frigo unas horas hasta que endurezca




Hacemos bolitas del tamaño de una nuez



Fundimos el chocolate al baño María

Bañamos las bolitas en el chocolate



Dejamos enfriar hasta que endurezca el chocolate sobre papel vegetal




En fin, esta es una pequeña parte de todo cuanto nos podemos encontrar en las sobremesas navideñas, amén de polvorones, roscos, mantecados, y un largo etcétera.

Sed buenos, no os infléis mucho ni a comer,  ni a beber y muchísimo cuidado al volante, si viajáis estos días.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!!!!!!!!!!!!!


Hasta el próximo dulce y...

Bon profit!!!