martes, 25 de diciembre de 2012

¡Feliz Navidad!








"Navidad, Navidad,
dulce Navidad
la alegría de este día hay que celebrar"
 
Si... alegría.

Aunque sea una ilusión. Aunque sea un espejismo... pero alegría, al fin y al cabo.



Navidad no es sólo celebrar que Dios ha nacido. Navidad es Familia que se reeencuentra (aunque  sólo sea por unos días), buenos deseos para todos...

Navidad también es tristeza, añoranza... por todos aquellos que ya no están con nosotros, todos aquellos que han dejado vacío su sitio en la mesa de Nochebuena...

Navidad es también esperanza y fe en el mañana... por desgracia hay muchas familias que lo están pasando realmente mal, y seguro que sus oraciones buscan ese consuelo... volver a tener un trabajo,  volver a VIVIR.

Navidad es la ilusión de los niños...

Los niños...todos recordamos nuestra infancia, por lo menos yo, cuando llega la Navidad: el Árbol bien lleno de bolas, espumillones, luces....¡menos es más!, dicen.... pero en mi caso: más, era muchísimo más. El Belén con su Nacimiento, con los pastores, el río de papel de aluminio, el caganet... cuando nació mi hermano, además eran los "clicks" de Playmobil....era genial. Recuerdo que incluso, por las calles, ponían altavoces con villancicos. Siempre nos portábamos fenomenal y nos lo comíamos todo porque los Reyes Magos nos miraban desde el cielo...

Jajajaja....siempre uno se queda con lo bueno. Así que, para casi todo el mundo, estas fechas se recuerdan felices... y eso es lo que tenemos que hacer. Ser felices con lo que tenemos a nuestro alrededor: familia, amigos..., felices por lo que somos, por lo que hemos conseguido con nuestro esfuerzo, a pesar de las zancadillas.

Y para ser más felices todavía. os traigo una idea de regalo navideño.


                                                                                                              
TRONCO DE NAVIDAD

ADVERTENCIA:  No os asustéis, aunque veías que la receta es muy larga. Es sencilla y resultona. Sólo tenéis que leerla bien y tener claro el orden y  los pasos a seguir....el resto pan comido.

INGREDIENTES:
Para el bizcocho
- 100gr de harina
- 100gr de azúcar
- 1 sobre de levadura Royal
- 4 huevos L (separar las yemas de las claras)
Utensilios para el bizcocho: 2 boles, una varilla eléctrica, una varilla manual, una lengua de gato.

Para el relleno (crema pastelera)
- 1/2l de leche entera
- 5 cdas rasas de azúcar
- 1/2 cta de extracto de vainilla
- 3 cdas ligeramente colmadas de maizena
- 2 huevos L
Utensilios para la crema: un bol, un cazo, una varilla manual

Para la cobertura (ganache de chocolate negro)
- 150gr de chocolate de fundir (Nestlé Postres, por ejemplo)
- 150ml de nata para montar
Utensilios para la ganache: cazo y cuchara de madera


Elaboración:
Os recomiendo que hagáis primero la crema pastelera y la ganache.

Para la crema pastelera:
Poner en una cazuela 1/4 de leche con el azúcar y  la vainilla. Cocerlo a fuego suave, que no llegue a hervir. Desleir la maizena con el resto de la leche. Batir los huevos, añadirlos a la maizena y cuando esté bien mezclado poner al fuego con el resto de la leche. Si queréis, podéis subir un poco el fuego, pero llevad cuidado, pues si se quema, el sabor no es nada bueno y tendrías que repetirla. Sin dejar de mover, mantener al fuego hasta conseguir el espesor adecuado.



Un vez listo, apartarlo del fuego, colocar en un bol y cubrirlo con film (para impedir que se seque la superficie.



Para la ganache:
Poner en un cazo a hervir la nata.



Trocear el chocolate.


 Cuando haya hervido, apagad el fuego y añadir el chocolate. Sin parar de mover, debéis conseguir que se derrita por completo y se mezcle bien con la nata. Una vez listo, tapar y dejar  enfriar.



Para el bizcocho:
Forrar una bandeja de horno con papel de hornear.
Precalentar el horno a 160º.
Tamizar la harina con la levadura.
Batir las yemas con la mitad del azúcar.



Montar las claras a punto de nieve, añadir el resto del azúcar  y agregar las yemas sin dejar de batir.



Una vez la mezcla sea homogénea, incorporar la harina y mezclar con una espátula.
Verter en la bandeja y hornear durante 10 o 12 minutos.



Evitad que se sobre-cueza, pues a la hora de enrollar, se podría partir.
Una vez cocido, sacar del horno y enrollar, todavía caliente, pero llevad cuidado: dejarlo enfriar unos minutillos antes, pues os podéis quemar.









Una vez  esté frío el bizcocho, procedemos a montar nuestro tronco.

Para ello, desenrollamos, con mucho cuidado, el bizcocho y le ponemos una capa de crema pastelera.


Es mejor que no sea muy gruesa.. Al mismo tiempo que empezamos a enrollar, vamos despegando el papel de horno del bizcocho.



Una vez esté listo, le cortamos los dos extremos, ya que suelen presentar imperfecciones. Muchas veces lo dejo tal cual,pues le da un toque casero que me gusta mucho. Pero en este caso, lo quitamos.

Cortamos, como 4 o 5 dedos de bizcocho, de forma diagonal y lo apartamos.


A la hora de montarlo, podemos hacerlo de dos formas. bien decorarlo directamente en el lugar donde se va a servir, o hacerlo  en la mesa de trabajo y luego trasladarlo a la bandeja. Ventajas e inconvenientes: como utilizaremos chocolate, debemos llevar mucho cuidado de no manchar la bandeja de presentación, para el primer caso. llevar cuidado al trasladarlo a la bandeja de presentación porque se puede desmontar ( y ahí acabar con nuestro tronco), en el segundo caso.

Yo lo he hecho directamente sobre la bandeja.  Colocamos el bizcocho relleno donde queramos presentarlo ( yo lo pongo un poco ladeado) y colocamos al lado, el trozo que hemos cortado, para que parezca una rama de árbol
Atentos, truco! Troceamos tiras finas de papel de aluminio y lo ponemos en los laterales del tronco, levantando un poco y metiendo por debajo, para evitar que se manche la bandeja).



Cubrimos con la ganache de chocolate, procurando tapar todas las juntas entre ambos trozos. No os preocupes si queda imperfecto, de hecho es lo que pretendemos, ya que  se trata de imitar la corteza de un árbol.
Es importante que la ganache esté bien fría (podéis meterla un poco en la nevera para que adquiera mayor consistencia, pero ¡ojo! mucho cuidado, porque si se solidifica, es imposible trabajar con ella. Lo ideal sería una textura un poco más dura que la pasta de dientes).
Una vez cubierta toda la superficie,  podemos  empezar con los detalles:


- con una espátula dentada, o con un tenedor, haremos líneas en sentido longitudinal de forma irregular (podemos describir lineas sinuosos).
- en este punto, si fuera necesario, introducir en el frigorífico para que el chocolate se endurezca y luego retirar con cuidado el papel de aluminio ayudándoos de una espátula o similar.
-en los extremos, podemos simular los anillos de crecimiento, derritiendo, si tenéis, un poco de chocolate blanco (esto es opcional), dependiendo del detalle que queráis conseguir.
-se puede espolvorear azúcar glass por ciertas partes (no en toda la superficie (simulando nieve). Pero esto lo aconsejo que se haga al final, ya que el chocolate lo puede absorver.
-con un poco de paciencia, se pueden modelar figuritas de fondant.

La decoración más bonita es...la que más os guste. Esto son  solo algunas ideas, pero seguro que vosotros tenéis otras mejores




¡IMAGINACIÓN AL PODER!

Espero que os haya gustado.

Hacedla para regalar.¡Nada mejor que algo hecho por uno mismo, con todo el cariño!

Espero que paséis unas Felices Navidades

¡PORTAROS BIEN, QUE LOS REYES MAGOS OS ESTÁN VIENDO!

Hasta el próximo dulce y...

¡Bon profit!














martes, 4 de diciembre de 2012

Déjame que te cuente un cuento. 2

LA NOTA

Había una vez una pequeña nota musical. Estaba sóla, escrita en un papel que había sido arrancado de un cuaderno, arrugado y tirado en una papelera.


Esta nota se sentía muy triste y deseaba llorar, pero no sabía cómo hacerlo, pues no sabía ni su nombre, ni cómo debía sonar. Ni  siquiera le aconpañaba una clave.
Y así transcurría su vida. 
Un buen día, cansada de su soledad, se dijo que ese no era  destino para alguien como ella. No había sido creada para nada. Y armándose de valor salío, como pudo, de aquella papelera y se aventuró a la calle.



Allí vió el sol,  vió los árboles, escuchó el canto de los pajaros...y pensó: -Qué mundo más maravilloso. Me alegro de haber tenido la fuerza y la valentía para salir a verlo.-
Y viajó por todo el mundo.



Pasó el tiempo y de nuevo empezó a sentir  la soledad. Aquello era demasiado bello para no compartirlo con nadie. Así fue como se embarcó en una nueva cruzada: encontrar a más notas que puediesen estar como ella. Y puso un anuncio.




 Y acudieron otras que, como ella, habían sido abandonadas en una papelera.  Pero cuando la vieron, todas se burlaron de ella:- Bah, una nota sin nombre y sin sonido, ¿quién la querría como amiga? -.




En ese momento se sintió más sóla y más triste que nunca.
Ya no le quedaban fuerzas para seguir, y decidió abandonarse para siempre.
Vagó, abatida, por calles hasta que llegó a un parque. Allí le pareció oír, tararear, una melodía conocida.
No podía ser. Sería su imaginación que le jugaba una mala pasada. 

Al ir avanzando, cada vez se oía más y más fuerte. Se estaba acercando.
De pronto se vió a los pies de un hombre que canturreaba, meciendo el cochecito de un bebé... y ahí se dejó caer.




Aquel hombre vio como el viento depositaba un trozo de papel a sus pies.
Se agachó, lo recogió y de sus ojos brotaron lágrimas.... Su pasado vino a él.

-Aquel día mi esposa se puso de parto, y no pareciá ir bien. No recuerdo muy bien qué hice después....-

Y sacó un lápiz de su bolsillo y escribió algo en él.

En ese momento, la pequeña y triste nota, dejó de estar sola. Ahora la acompañaban otras. Ahora tenía un nombre y un sonido y formó parte de la más bella canción de cuna que jamás ha existido.


FIN


Texto original de Regina Palomares

jueves, 22 de noviembre de 2012

¡ VIVA SANTA CECILIA!

Para todos los músicos, esta es su Patrona, y para mí, por la parte que me toca, también.
Como todos los años, todas las Bandas y Agrupaciones realizan un gran concierto en su honor (también es el debut de los nuevos músicos) y además se aprovecha para hacer otra serie  de actividades tales como:  concierto de ensambles, talleres para los más pequeños (en el que se confeccionan instrumentos), una misa...etc.


La música no sólo sirve para relajarnos, animarnos, distraernos...además nos sirve para expresar esos sentimientos que, a veces, con palabras  no podemos. La música es, cual sombra,  ese acompañante fiel que aunque no nos demos cuenta,siempre está. Y si crees que no, piensa un poco y descubrirás que así es: por la mañana empezamos el día con música :Casi todos nos despertamos con una bella, o no, melodía en nuestro teléfono. Nos metemos en el coche y ¿qué es lo primero que suena al arrancar el motor?... pues la música de la radio. En el trabajo, igual...y así hasta el final del día.


Además nos acompaña en los momentos más importantes de nuestra vida: boda, cumpleaños...
Y no sólo eso, además es importantísima en el desarrollo intelectual de los niños.


Gracias a la música nos hemos emocionado en el cine . Una gran historia emociona, pero lo hace más con una buena música, y si no, recordad una peli que os haya hecho llorar. Vedla otra vez, sin música, y veréis la diferencia.




La música...


Todos los que me conocéis sabéis que Ramón es músico. Él toca, actualmente, la tuba en la Agrupación Musical de Guardamar (aunque empezó tocando la trompeta) y gracias a eso he conocido a gente maravillosa. Todos son como una gran familia y así me siento entre ellos... como en casa.
Desde aquí mi más sincero agradecimiento a todos aquellos que me tienen en un rinconcito de su corazón, porque también lo están en el mío.

Para eso sirve también la música: para conocer gente, para unir... he de decir que también estoy rodeada de músicos en mi familia: mi padre (que toca la guitarra), primos hermanos, ahijado, primo segundo, primo político, sobrinos...incluso yo he hecho mis pinitos (empecé a estudiar solfeo, animada por Ramón y cogí el bombardino, pero lo dejé , pues no me ponía nerviosa, me ponía atacada cada vez que tenía que tocarlo, así que... decidí, mejor, seguir siendo músico-pasivo-consorte y disfrutar de los conciertos desde el patio de butacas).

La música...


¿Quíen no tiene una canción que le sube el ánimo?, ¿Qué pareja no tiene una canción?

Es el lenguaje universal. Con la Música todos nos entendemos. No tiene raza, ni color, ni  estatus social. Da igual si eres guapo o no, si alto o bajito. La Música nos hace ser iguales.

Por todo ello, os animo, desde este humilde lugar a que, si os gusta, os apuntéis a la Banda de vuestro pueblo. Si tenéis hijos, apuntadlos... les encantará.




Y como este es un rinconcito para para la repostería, me he preguntado: ¿qué receta puedo hacer para conmemorar este día?
Le he estado dando mil vueltas y he llegado a la conclusión: no hay una receta....igual que no hay una emoción. Pero sí hay un sabor que,  creo, hará sonreír a todos mis amiguetes musicales....


Cupcakes "Soc Músic"



INGREDIENTES: ( para 12 unidades)
- 150 gr de harina
- 150 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 150 gr de azúcar
- 3 huevos M (o 2  L)
- 60 ml. de leche
- 1 o 2 ctas. de Anís (TENIS) opcional, sólo para adultos.
- 1 cta de levadura Royal
- 1 y 1/2 cta de matalauva (anís en grano)





ELABORACIÓN:
Hervimos la leche con el anís en grano y lo dejamos enfriar. Lo colamos
Precalentamos el horno y colocamos las cápsulas en los moldes.
Tamizamos la harina junto con la levadura y  apartamos.
En un bol batimos la mantequilla con el azúcar,  a velocidad media-alta hasta que quede bien cremosa.
Añadimos los huevos de uno en uno, mezclando bien.
Bajamos la velocidad hasta el mínimo y agregamos la mitad de la harina. Cuando esté bien mezclada, añadimos la leche y el Anís (repito, sólo para adultos). Seguimos batiendo. Por último , añadimos el resto de la harina.
Llenamos las cápsulas no más de 2/3 de su capacidad y los horneamos unos 18-20 minutos, o hasta que estén dorados y  firmes al tacto.
Los sacamos y los dejamos en el molde unos 5 minutos.
Luego los pasamos a una rejilla hasta que se enfríen  por completo.




Para el Glaseado necesitamos: 250gr de mantequilla a temperatura ambiente, 350gr de icing sugar (o azúcar glas tamizado) 2 o 3 cdas de leche hervida con 1 cda de anís (ya frío) y Anís Tenis, al gusto (cuidadín con el "gusto", pues luego el concierto sale mal y Jose me pela).  ¡Os recuerdo que con alcohol es sólo para adultos!

Colocamos todos los ingredientes en la mezcladora y, primero batir a mínima velocidad (os aconsejo que cubrais con un paño para no llenar de polvo la cocina) y luego , una vez el azúcar esté integrado, retirar el paño y subid la velocidad al máximo y batir unos 5 minutos hasta que la mezcla sea muy suave. Podéis colorear al gusto.

Como siempre os digo: decorar vuestros Cupcakes una vez fríos, pues el glaseado se derrite.









Es un gran día, además, porque es el cumpleaños de mi abuelita Vicenta. Este años cumple ¡90 años!
He querido sorprenderla con una deliciosa tarta de limón.

Hoy las pelis que os recomiendo son:
 
Los Chicos del Coro



y
 
 
August Rush
 
 


Deseo que paséis un gran día de Sta. Cecilia, tanto si lo celebráis hoy, como si  no.

¡VIVA STA CECILIA!



Hasta el próximo dulce y...

BON PROFIT!

viernes, 9 de noviembre de 2012

Porque no hay mal que cien años dure...

...ni cuerpo que lo resista...y porque a todo cerdo le llega su San Martín......



Síiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Por fin tengo horno!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Yujuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!



Dicen que el que espera, desespera. Y eso es una verdad como un templo. Me ha parecido un siglo y  , a penas, han sido unos días.

Estoy tan emocionada que lo he celebrado por todo lo alto. No, nada de cava, ni botadura con botella, como si de un barco se tratase, algo que va más conmigo....horneando!

Realmente soy una explotadora, porque al pobre no le he dado ni un día para aclimatarse. Directamente    " al tajo".

He de decir que ha sido una aventura-tortura  ir en busca de horno. Ya no se hacen hornos como esos... no creaís que es una frase hecha típica del abuelo cebolleta. No. Literalmente, "ya no se hacen hornos como esos". Los pobres son una especia en peligro de extinción. A penas quedan muy pocos ejemplares y conseguir uno ha sido imposible. Así que me he tenido que conformar.

A ver, entendedme. He involucionado. He pasado de cocinar con un horno eléctrico,  ¡con luz!, con un mando con las temperaturas marcadas, a un horno a gas, ¡sin luz! y con un botón "arriba y bajo"  máximo y mínimo y otro botón para el grill.

¡Me encanta el riesgo!.... Pero bueno, estoy contenta y quiero compartir este momentazo con todos vosotros.


Señores, va por ustedes:


Magdalenas (de toda la vida)

Ingredientes: para 6 unidades.
- 125gr de harina
- 60gr de azúcar
- 60ml de aceite de oliva suave
- 50ml de leche semi
- 1 huevo L
- 1 sobre de cada color de gaseosas (Vesubio, por ejemplo)  ó 1/2 cta de levadura Royal
- 1/4 cta de canela
- la ralladura de 1/2 limón



Elaboración:


Precalentamos el horno (quien pueda) a 170º y colocamos las cápsulas de papel en el molde.
Ponemos el huevo en el bol y lo batimos con una varilla manual. Añadimos el azúcar e integramos bien. Añadimos el aceite y la leche y seguimos batiendo hasta que esté todo bien integrado. Añadimos la ralladura de limón (aunque es este caso no le he puesto. No me queda ni uno y a estas horas dónde voy a comprarlo?!) y por último tamizamos la harina, la levadura y la canela.  Con la misma varilla, pero con movimientos suaves,  lo mezclamos todo bien.


 
Sí, la del vídeo soy yo....



Con ayuda de dos cucharas o un dosificador de helados (si, el mío es un poco hortera y poco práctico, pero hasta que llegue el nuevo, es lo que hay), ponemos las masa en el molde y horneamos de 25 a 28 minutos.



Sacamos del horno y dejamos enfríar unos 5 minutos. luego lo pasamos a una rejilla hasta que se enfríen por completo. Llegado este momento, si os queda alguna, las guardaís en una caja metálica ( que se conservan mejor)







Pues nada.  De nuevo, todo vuelve a la normalidad... por lo menos, de momento.





Hasta el próximo dulce y...

BON PROFIT!


viernes, 2 de noviembre de 2012

Panegírico

Ahora lo entiendo. Me ha costado 33 años, pero por fin lo he comprendido....

Siempre he sido muy escéptica en cuanto a las nuevas tecnologías se refiere (de hecho hay un duendecillo que me lo recordaba constantemente). Siempre he sido muy de "¿ para qué quieres unas varillas eléctricas, cuando lo puedes hacer con una varilla manual?"....

Nada que ver con mi nueva "Yo". ( ¡ Ves !, Te lo dije, no hay nada como que el trabajo pesado lo hagan las máquinas - Eso es lo que me soltó mi duendecillo particular cuando vendí mi alma y me hice con una KitchenAid rojo pasión.-

Si, desde entonces mi vida ha dado un giro de 180º. Ahora no puedo hacer nada sin ella....bueno a veces hay recetas que no se precisa, pero siempre encuentro alguna excusa para hacer algo con ella.

Bueno, a lo que iba. Seguro que os ha sorprendido el título. Sí, "panegírico"... esto normalmente se hace a alguien (una persona), pero en mi caso va dedicado a "algo".

Los que hayáis leído mi anterior entrada, veríais, al final, cómo hacía referencia a un pequeño rifirrafe con mi horno...Sí... es cierto, lo tuve, y ya no lo tendré más porque....mi horno ha muerto....snif, snif.


"Él  fue quien primero me alimentó cuando me mudé, hace ya casi cuatro años. Ha aguantado estoicamente horas y horas de horneado, cuando me volví loca por  los cupcakes, y no podía parar de hacerlos. Ha madrugado conmigo, ha trasnochado conmigo y nunca me ha dado ningún problema. Me ha salvado muchas mañanas cuando no tenía nada en casa para desayunar.
Gracias por las pizzas, los asados, las tartas y cocas, las quiches, los bizcochos y, sobre todo, por los cupcakes.  Gracias por no "haberte quejado", hasta el último momento, de tu larga vida (20 años de servicio). Y como no podía ser de otro modo, me has dejado en el campo de batalla, en acto de servicio. Porque sí, así fue su trágico y apoteósico final: después de haber sacado la primera remesa de cupcakes de calabaza y haber introducido la segunda... a los pocos minutos escuché un chisporroteo y cuando me quise dar cuenta, dentro del horno había más fuegos artificiales que en la   " Nit de l´Albà".
Enseguida lo apagué (¡que miedito me entró!, mira que si incendio la casa...) y tiré a la basura  lo que pudo ser una segunda hornada...(más se perdió en la guerra ).
Tras un intento desesperado intentamos reanimarlo, pero ya no estaba con nosotros.... sus negras resistencias ya no se tornaron carmesí....
Por todo ello....¡Gracias, horno mío!"


 
 
 
 
 
 
Después de esto no me queda más que dejaros esta recetilla, en honor al servicio prestado.
 
 
 
SCONES    (Expres)
 
Necesitamos un  rodillo, un bol, papel de hornear y un cortapastas rizado de 5 cm.
 
 
Ingredientes:
- 250gr de harina
- 2 cta de levadura en polvo Royal
- 1/2 cta de extracto de vainilla
- 60 gr de mantequilla fría
- 175ml de leche
- 1/2 cta de sal
 
 
 
Elaboración:

Precalentamos el horno a 200º. Cubrimos la bandeja del horno con un papel de hornear.Tamizamos la harina con la levadura en un bol. Añadimos  la sal. Con los dedos removemos un poco y hacemos un agujero en el centro. Incorporamos la mantequilla y la trabajamos hasta conseguir  que se formen   migas. Incorporamos la leche y la vainilla y con ayuda de un tenedor vamos mezclando. Al principio será bastante pegajosa, pero  enharinamos  una superficie amplia y   trabajamos hasta que la masa sea homogénea y no se pegue.
Con ayuda de un rodillo estiramos la masa, pero debe tener un grosor de unos 2 cm. Cortamos círculos con el cortapastas y los transferimos a la bandeja de horno. Debemos colocarlos con una separación de unos 5 cm para que cuando crezcan, no se peguen unos a otros.
Cocemos los scones unos 12 minutos, o hasta que estén doraditos.
Deben comerse el mismo día (mejor aún calientes) y rellenos de mantequilla y mermelada están deliciosos.

Realmente se toman a la hora del te, pues es un dulce típico de gran Bretaña, pero a mí me encantan para desayunar.







Aquí os dejo una muestra de que hemos hecho juntos ...
Tartas de cumpleaños:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



Cupcakes:










 














 
 
 
 
 

 
 
¡Hasta siempre Horno!....
 
 
Hasta el próximo dulce y...
 
¡BON PROFIT!
 
P.D. Tranquilos, ya he encargado uno nuevo ( aunque de momento mi pobre madre tendrá que aguantarme  hasta que me lo traigan)


miércoles, 31 de octubre de 2012

Por Todos los Santos

En estas fechas en las que estamos  todos acabamos  pensando  en lo que ocurre "al otro lado del charco".

Si  le preguntamos a un niño qué festividad es, seguro que te contesta: ¡¡¡Halloween!!!!.... Estamos perdiendo nuestras tradiciones para dejarnos seducir, cual marino por sirena, por otras ajenas a nosotros.

Si bien es cierto que nuestros hijos, sobrinos, etc tienen tantos "estímulos" hacia esas importadas tradiciones, que es muy probable que en un futuro las adopten como propias.

En el colegio, en los propios pueblos se celebra la "Noche de Halloween" y todos se disfrazan (como si fuera Carnaval). Incluso en algunos lugares van por las casas, pidiendo caramelos diciendo "truco o trato"....y claro, si llaman a tu puerta te quedas como petrificado, sin saber qué decir,  y te ves, corriendo a buscar en el bolso a ver si te queda algún caramelillo de esos que te salvan de la carraspera....total que al final participas también de todo este tinglado...en fin... que uno sólo  no puede luchar contra el resto del mundo....

Muchos lugares, de nuestra geografía,  tienen su dulce típico: los huesos de santo, los "panellets", los buñuelos de viento... Pero esta vez voy a ser transgresora.

Yo voy más allá: me he propuesto reconciliar dos culturas en un mismo dulce. No, no me he vuelto loca, ni me he pasado "al lado oscuro", pero tampoco es una idea tan descabellada. Además, culinariamente hablando, tampoco estamos tan lejos los unos de los otros...

Pensad, ¿qué es lo más típico que te puedes encontrar la Noche de Halloween?....una  terrorífica CALABAZA!,
Y ¿qué postre no falta nunca en una mesa, ese día?...pues una CALABAZA al horno, debidamente "dopada" !
En este punto quiero hacer hincapié en cuanto al "doping" se refiere. Si hay un maestro en esto,  ese es, sin lugar a duda,   mi suegro. Cuando llega el día 1 de Noviembre, siempre nos prepara unos boniatos  y una calabaza al horno... Ese momento en el que saca la bandeja, crea tanta expectación....me encanta: - "Este año..... no están muy dulces...."-  dice mientras se le escapa una pícara sonrisa. Y claro, como todos los años, ya no le creemos.Su calabaza al horno  y la mermelada de calabaza  no difieren en nada ....

Dicho esto no creo que haya mucha duda sobre la receta que voy a compartir.  Seguro que ya sabéis que será de calabaza....Sí, pero como dije antes quiero hermanar gastronómicamente estas dos tradiciones.






CUPCAKES DE CALABAZA
(Para 12 u.)

 Esta vez no necesitamos ninguna máquina, sólo una varilla manual y dos boles.

Ingredientes:
- 1 taza de calabaza en puré (casera o en lata)
- 1/3 de taza de aceite de oliva suave o girasol
- 2 huevos L
- 1 taza de azúcar
- 1 y 1/4 de taza de harina
- 1/4 de taza de leche
- 1 cta. de extracto de vainilla
- 1/2 cta de levadura
- 1/2 cta de bicarbonato
- 1 cta de canela
- 1/4 cta de nuez moscada
- 1/4 cta de jenjibre
- 1/4 cta de clavo
- 1/4 de cta de sal




Elaboración:

Preparar con antelación el puré de calabaza. Para ello cogemos unos 400gr de calabaza, pelada y la ponemos en una cacerola, con un poco de agua y la ponemos a cocer. Debemos vigilar que no se queme e ir añadiendo agua, según sea necesario. Ir comprobando con un tenedor que esté blandita. Cuando tenga el punto adecuado, escurrimos toda el agua y la prensamos.

Precalentamos el horno a 170º y disponemos las cápsulas en el molde para cupcakes.
En un bol ponemos la calabaza y  el aceite y lo mezclamos bien. Añadimos el azúcar, la leche y la vainilla. Lo batimos todo muy bien. Añadimos los huevo de uno en uno y continuamos batiendo hasta que la masa sea homogénea.
Tamizamos la harina con la levadura, el bicarbonato y las especias y lo añadimos con mucho cuidado, con movimientos envolventes.
Llenamos las cápsulas no más de 3/4 de su capacidad ayudándonos con dos cucharas y horneamos, en el centro del horno, unos 20 minutos, o hasta que estén doraditos.
Dejar enfriar en el molde 5 minutos, una vez fuera del horno, y luego pasar a una rejilla hasta que se enfríen por completo.

Mientras se están horneando podemos aprovechar para preparar el glaseado.

Para el glaseado:
(Basado en la receta de Alma Obregón)
- 125gr de queso crema (no light) bien frío
- 120gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 300gr de icing sugar (en su defecto, azúcar glas tamizado)
- 1/2 cta de canela
- 1/2 cta de leche

Para ello debemos utilizar una varilla eléctrica.
En un recipiente ponemos la mantequilla, el azúcar, la canela y la leche. Lo batimos bien. Cuando esté bien mezclado añadimos el queso bien frío y continuamos batiendo hasta que adquiera la textura adecuada.


¡Es muy importante que los cupcakes estén bien fríos!....Nota para los impacientes. El glaseado no aguantará y se acabará espachurrando.
Un consejo es conservar los cupcakes en un recipiente hermético y el glaseado en el frigorífico. Decorar en el momento de servir.
Si no es posible.... decorar y conservarlos en un recipiente cerrado en el frigo (llevan ¡queso!).
Por último podéis decorarlos al gusto.


Yo lo he hecho moldeando estas calabazas con pasta de goma





Disfrutad  con esta escena de "Pesadilla antes de Navidad"




Bueno no me queda mucho más que añadir.
Pasad una terrorífica noche de Halloween, o una tranquila víspera de "todos los Santos".


Hasta el próximo dulce y....

¡Bon Profit!

P.d. Perdonad la falta de fotografías, pero he tenido una pequeña riña con mi horno.... y esto me ha trastornado un poco....seguiremos informando.






-

viernes, 12 de octubre de 2012

La "extraña sensación"

¡Ya es 12 de octubre!...y vuelvo a tener  esa   "extraña sensación" ...Estoy tumbada en la cama y "algo" me obliga a levantarme. Son las 6:15 AM  Con los ojos  medio pegados por el sueño me preparo, cojo lo imprescindible y sigilosamente (Ramón sigue dormido)  salgo a la calle.



 Hace bastante fresquito. No se ve un alma.... ¡ normal!, si es prontísimo. Hay un silencio poco habitual para ser esta hora (mucha  gente empieza su jornada y el ruido del tráfico comienza a invadir las calles).






 Poco a poco voy acercándome hacia la Calle del Mar y esa "sensación extraña" se hace cada vez más intensa. Es como una palpitación, nervios, mariposas en el estómago....algo así como cuando estás enamorado...



Sigue sin haber un alma en la calle (muy, pero que muuuuuuuuy raro) y el silencio sigue invadiéndolo todo.




Ya he cruzado la vía del "trenet".... ¡tranvía!, perdón ( en qué estaría yo pensando). Ya estoy en La Calle del Mar y, como si de un espejismo se tratara, la calle está llena de gente vestida de mil colores. El silencio ha sido sustituido por una maravillosa algarabía:  gritos, música, petardos..




De pronto todo cobra sentido... el pueblo presiente la fiesta...el pueblo huele a fiesta...

Los cohetes se empiezan a oír... ya empieza a haber "moros en la costa"....y cristianos también. En sendos campamentos esperan ansiosos la llega de refuerzos...




La "sensación extraña" se apodera  de mí. Mis pies no andan: vuelan. Me siento como una ratita del cuento "El Flautista de Hamelin".  hechizada por la música...- ¡pero céntrate, que has quedado!-.

Como todos los años (que puedo) voy en busca de mi madre y nos vamos a ver el "Desembarco".

Es una buena tradición que  hemos ido forjando. Casi nunca faltamos. Es  uno de los actos que más nos gusta de estas fiestas.

Y, por fin, el Paseo Marítimo. ¡Ya estamos aquí!  Sigue estando oscuro, a penas se ve algo gracias a las antorchas del campamento cristiano.




Está abarrotado de curiosos madrugadores cuyos ojos ni parpadean para no perder detalle. Me gusta ver sus caras: todos tienen un brillo especial en la mirada. Será porque es la primera vez...será porque en la enésima vez han descubierto algo nuevo...


¡Pum! Arcabuces....Todo el mundo guarda silencio. Ya se avistan los primeros barcos... el sol empieza a pintar de colores  el horizonte....el gran momento ya ha llegado.





-¿Tienes  hambre, mamá?
-¿Tú has desayunado?
- No, pero he traído esto - digo mientras saco un paquetito envuelto en papel de aluminio-.






Este año empiezo una nueva tradición: llevar el desayuno al desembarco. 







Coca Boba 

Necesitamos  1 bol bastante grande, una varilla manual, un rallador y un molde rectangular de unos 35 x 25 cm


Ingredientes:
- 800 gr. de harina
- 700 gr. de azúcar
- 4 huevos L
- 1/4 de l. de aceite
- 1/2 l. de leche                         
- 1 sobre de levadura                              
- ralladura de 1 limón                                        
- 2 cucharaditas de canela
- una pizca de sal
- azúcar glas para la decoración




Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º.
Engrasamos un molde y enharinamos.
Batimos los huevos y añadimos el azúcar.




Mezclamos bien y añadimos la ralladura de limón.



Añadimos el aceite y la  leche y seguimos batiendo hasta que la mezcla sea homogénea.








Tamizamos la harina junto con la levadura, la sal y la canela y la agregamos a la mezcla.





Con movimientos circulares vamos mezclando con ayuda de la varilla (no se debe batir).





Vertemos en el molde y horneamos durante 45 minutos o hasta que al salga limpio el palito, al pincharla.


Una vez fuera del horno la dejamos 10 minutillos en el molde





y luego la desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla.


Cuando esté completamente fría la ponemos en una bandeja y la espolvoreamos con azúcar glas.




Esta es una de esas recetas que se pasan de generación en generación.





 Un clásico que no debemos olvidar y que nos puede acompañar a cualquier hora del día: desde un "desayuno festero" a las 7 de la mañana mientras vemos el Desembarco, hasta una merienda, en una silla en la Avda Generalitat, mientras disfrutamos de la "Entrada Mora y Cristiana".





Adiós a mi "extraña sensación". Lentamente va remitiendo, poco a poco entra en letargo y de nuevo queda dormida hasta dentro de unos meses cuando, en pleno  Julio, enfundada en una mar de plumas y pieles, resurja justo antes de sonar el primer golpe de bombo,  mientras espero  formada, antes de salir a desfilar.


¡FELICES FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS DE EL CAMPELLO 2012!

Hasta el próximo dulce y...


BON PROFIT!






P.D. 13 años ya....y la música sigue sonando!